Seguidores

lunes, 15 de agosto de 2016

CUMPLIENDO UN SUEÑO. Rod Stewart en Lisboa

5, 6 y 7 de julio de 2016

   Sucede que a veces, la vida te guiña un ojo, te regala ilusión y cumple un sueño como si toda la magia de una estrella se posase en la palma de tu mano.
   Desde febrero, Jorge guardaba para mí la sorpresa de dos entradas para el concierto de Rod Stewart en Lisboa.
  ¡No me lo podía creer!

 Salimos de Orense el martes día cinco y en pocas horas ya estábamos casi allí. Tomamos el primer peaje y salimos en Taveiro pues ya era la hora de comer.

Nos quedamos encantados con este buffet de deliciosa comida brasileira y continuamos rumbo a Lisboa.

... Y pasamos bajo el PUENTE DE ALCÁNTARA.
Alcântara es una freguesia portuguesa perteneciente al concejo de Lisboa, con 4,39 km² de área y 14 443 habitantes (2001). La densidad asciende a 3 293,0 hab/km².
El nombre de esta parroquia deriva del árabe al-qantara, que significa puente. De esta forma se denominaba al puente que atravesaba el río en esta parte, que terminó llamándose ribera de Alcântara en la época de Juan V.
Aunque actualmente, se encuentra en la parte central de Liboa, con anterioridad era uno de lo suburbios de las afueras, con granjas y palacios. En el siglo XVI, había un pequeño riachuelo an el cual los nobles solían pasear en barcas. En el año 1580 los tercios de España bajo el mando del duque de Alba derrotaron a las fuerzas portuguesas del prior de Crato en la batalla de Alcántara, en el contexto de la crisis sucesoria de Portugal. A finales del siglo XIX Alcântara se convirtió en un área industrial, con muchas fábricas y almacenes. Con el paso del tiempo, esta área ha perdido los antiguos edificios, el riachuelo y los lavaderos donde las mujeres iban a hacer la colada.
Durante la década de los 90, Alcântara empezó a llenarse de pubs y discotecas, en gran medida por que se encuentra en una zona alejada y el ruido no molesta a los vecinos. En la actualidad, se han creado algunos apartamentos y loft, desde los cuales sus propietarios disfrutan de inmejorables vistas al río. (vid. WIKIPEDIA)

 ¡Qué emoción ver los tranvías! Sin duda, los marinos son todo un emblema. El primero comenzó a circular en el año 1901 y ahí siguen. Los hay de tres tipos, los que son como el de la foto, los modernos también amarillos y parecidos a los trenes y los rojos, de tipo turístico.

Todavía no nos han entregado la furgo nueva por lo que esta escapada fue con alojamiento. Buscamos algo sencillo, céntrico y con el encanto de esta ciudad... y la elección fue maravillosa.


   Ya instalados, bajamos nuevamente a la calle para recorrer la zona y tomarnos algo fresco. Me hizo mucha gracia la etiqueta de mi bebida: eso de "fustigados"...

   Tomamos nuevamente el coche y nos pusimos rumbo al PARQUE DE LAS NACIONES para inspeccionar y saber cuánto tiempo nos llevaría llegar, dónde aparcar...

   Aunque, Lisboa ha crecido y cambiado desde el último viaje, conserva el encanto de una perfecta fusión entre tradición y modernidad. La vimos llena de turistas, alegre y colorida... VIVA.




   Pasear por el recinto me hizo recordar la Expo, todo está muy cambiado, los pabellones se han reinventado y hay nuevos edificios
... y es que ya han pasado muchos años...


   Y allí, sobre el Tajo: EL PUENTE VASCO DE GAMA, inaugurada en abril de 1998. Ligero y eterno, casi infinito sobre la bruma.

El Puente Vasco da Gama es el puente más largo de Europa. Tiene 17,2 kilómetros de largo y fue construido con motivo de la Exposición Universal de 1998. La longitud del puente hace que en días nubosos sea imposible ver el otro lado.
Inaugurado en 1998 recibe su nombre de Vasco da Gama, el navegante portugués más importante. Conmemora los 500 años de su llegada a la India en 1498.
La construcción del Puente Vasco da Gama era cada vez más necesaria como alternativa al Puente 25 de Abril, ya que hasta entonces éste era la única vía para cruzar del norte al sur de Portugal.
Para la construcción del puente fueron necesarios 3.300 trabajadores durante 18 meses. (www.disfrutalisboa.com)


   Preparado todo para la semifinal que se jugaría al día siguiente, nos llamó la atención que estuviese todo escrito en el respaldo.



   Y en el PARQUE DAS NAÇOES, el MEO ARENA.
El MEO Arena, o como se le conocía anteriormente, Pavilhão Atlântico (Pabellón Atlántico en español), es un edificio diseñado para acoger congresos, espectáculos y eventos deportivos, situado en el Parque das Nações, en Lisboa. Fue construido para la Exposición Mundial de 1998 (Expo '98), y fue inaugurado con el nombre de Pabellón de la Utopía. Durante la exposición, sirvió de escenario al espectáculo Océanos y Utopías. Es el mayor pabellón de Portugal y tiene una capacidad de 20.000 personas.
Fue proyectado por el arquitecto Regino Cruz, en colaboración con el Gabinete de arquitectura SOM (Skidmore, Owings & Merrill). (vid.https://es.wikipedia.org/wiki/MEO_Arena)

   Nos levantamos el jueves seis con la emoción de que... en unas horas... Bajamos a desayunar y leí durante un ratito mientras Jorge consultaba el foro en internet.

   Este es el libro que me acompaña, la historia de Sabina, esposa de Adriano.
   Mirando a través de la ventana, saboreé estas líneas y pensé en el recuerdo de otros días vividos aquí, en la bella Lisboa:

"-Era verano entonces- decía la abuela Marcia con los ojos perdidos, como en trance, como si volviera a aquel  momento fatídico que me contaba. Los recuerdos tienen ese poder: pulsan un resorte en nuestra memoria que nos hace recordar casi con exactitud una circunstancia feliz o desgraciada de nuestra vida. Tal vez se parezcan más a esas sencillas trampas de nudos corredizos que se utilizan en el campo para atrapar pequeñas piezas como perdices o liebres, nosotros también pequeñas peinasen las trampas caprichosas de la memoria."





   Comimos dos platos de buen bacalao, como no podía ser de otra manera en Portugal: a la crema y a la brasa. Y paseamos por los alrededores deseando que llegasen las ocho par que se abriesen las puertas. 


   Fue entonces cuando nos enteramos de que el concierto iba a retrasarse. La hora prevista de inicio eran las 21.30h, pero Rod, gran seguidor y animador del CELTIC FOOTBALL CLUB, pidió que colocasen una pantalla gigante para ver la semifinal entre su equipo y Portugal (¿menuda casualidad que se jugase ese mismo día). Anunció que no saldría al escenario hasta que no finalizase el partido).



   Pasamos los controles y entramos en el ARENA: ¡Qué nerviossssssss! y ¡Cuánta genteeeeeeeeee! Emocionaba ver a tantas personas de tantas edades diferentes, unidas por sus canciones. Premios, honores, el reconocimiento como "SIR" por la reina Isabel II en su noventa cumpleaños y éxitos inolvidables. 







   Poco a poco se iba llenando el recinto y cuando el himno de Portugal sonó, se hizo un silencio sobrecogido y todos en pié... impresionante.


   Teníamos tiempo, así que aprovechamos los puntos de recarga de móviles y repusimos fuerzas.


   Finalizó el partido con un resultado de 2-0, victoria y pase a la final para Portugal. Todo el Meo vibraba con la emoción.

   ... Y entonces se apagaron las luces, y empezamos a ver el escenario...

   Espectacular y cambiante, juegos de luces y pantallas con temática diferente en cada canción. Todo era sorprendente. Cada instante era único.



... Todo era tan especial... Su inconfundible look, su elegancia y su voz. Un espectáculo cuidado, con mimo en cada detalle.








   71 años tan bien llevados...








   A todos nos sorprendió con su buen estilo lanzando balones y balones de fútbol. Ya había hecho este guiño en otros conciertos como el del día anterior en Madrid al que asistieron y del que, por cierto,  disfrutaron enormemente los reyes.

   Cantamos y bailamos. Sentimos, nos emocionamos y nos besamos escuchando sus canciones, nuestras canciones.


   Y cuando ya era el final, cayeron los globos. Fue tan mágico e inolvidable... Se iban pasando de unos a otros mientras sonaba la última canción.



   Fueron dos horas de concierto irrepetibles, inolvidables.



   Pudimos leer al día siguiente el éxito en los periódicos.






   Y callejeamos para despedirnos de Lisboa llevándonos el recuerdo del concierto, de la emoción... escuchando y viendo los vídeos. Ojalá podamos volver a verlo.







Rumbo a Madrid, contigo siempre Rod.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...